Saltar al contenido

Conservación y elección de la naranja

octubre 16, 2021
Compartir

Todos sabemos lo delicioso que es consumir una naranja o tomar un vaso de jugo de naranja para el desayuno o cuando regresamos de una ardua labor y desgaste físico. Al ir al supermercado encontramos esta fruta en grandes cantidades y bastante variedad de ellas, proveniente de distintas plantaciones dedicadas al cultivo de estos cítricos. Pero en Mayorista de naranjas se encuentran las que provienen de plantaciones que son tratadas de forma ecológica, lo que hace que los nutrientes que se encuentran en ella estén en forma natural y sin aditivos químicos que aportan los fertilizantes industrializados usados para muchos cultivos.

Las temporadas de naranjas están ubicadas entre octubre y mayo, ya que los naranjos florecen a principios de primavera y maduran desde mediados de otoño hasta practicante inicio de verano. Sin embargo estos frutos se ven en tiendas y supermercados durante todo el año. Esto se debe a que son frutos bastante resistentes y son climatéricas, es decir, no maduran una vez recolectadas, sino que se recogen maduras.

Cuando se van a consumir en corto tiempo se pueden dejar a temperatura ambiente en el frutero, pero si se quiere conservar a largo plazo lo más recomendable es mantenerla en frigorífico para que no envejezcan. Además de ello, también es recomendable no almacenarlas muy juntas, deben colocarse una al lado de la otra, con algo de separación entre ellas para evitar el deterioro o envejecimiento característico de las frutas climatéricas como los cítricos.

En el momento de comprar en el supermercado, se recomienda elegir los que no presenten magulladuras o tengan olor a rancio. No se debe fiar del color de la piel, pues su color no son indicativos de la calidad del fruto, esto debido a que existen variedad de naranjas que aun estando maduras su cáscara es verde.