Llevar a su perro al veterinario periódicamente

Llevar a su perro al veterinario periódicamente

Llevar a su perro al veterinario con regularidad es esencial en todas las etapas de su vida. Es especialmente importante cuando se le lleva a casa por primera vez: los cachorros necesitan un conjunto especial de exámenes y vacunas, al igual que los perros adoptados con un historial desconocido o con condiciones médicas existentes.

A medida que su perro envejece, será más propenso a desarrollar enfermedades y requerirá un tratamiento especial. La necesidad de darle el cuidado que se merecen nuestras mascotas pasa por las visitas periódicas a las veterinarias en cada etapa de su vida, los controles regulares de la salud del perro serán esenciales para su crecimiento y desarrollo. Es bueno destacar que para conocer más sobre la estructura de este animal puedes dar clic aquí.

Visitas al veterinario del cachorro

Cuando tengas un cachorro, una de las primeras cosas que debes hacer es llevarlo al veterinario. La primera visita al veterinario de tu cachorro consistirá en un examen físico, la eliminación de parásitos, una muestra de heces y vacunas, pero también implicará educarte sobre cómo cuidar de tu amigo.

Haga una lista de preguntas para su veterinario antes de la visita, junto con cualquier tipo de información de salud proporcionada por el refugio, la tienda de mascotas o el criador. También tendrá que regresar para recibir las vacunas de seguimiento unas semanas después.

Qué se puede esperar en el veterinario

Cuando su cachorro esté completamente desarrollado, tendrá que visitar al veterinario cuando se enferme y someterse a revisiones anuales. Una visita anual suele ser un buen momento para que su veterinario realice un examen físico a su perro.

Esto incluye tomarle la temperatura a su perro, pesarlo y revisar su corazón, pulmones, estómago, dientes, ojos, oídos, piel y pelo. También es importante mantener estas visitas anuales para que su veterinario pueda mantener el conocimiento y la relación con su perro.

Otras razones para llevar a tu cachorro al veterinario

Fuera de los controles anuales, existen otras razones por las que puede que tenga que llevar a su perro al veterinario. Debido a que los cachorros son pequeños exploradores bulliciosos, es posible que se encuentren con una o más de estas afecciones médicas comunes, como infecciones de oído, infecciones del tracto urinario, infecciones bacterianas, alergias cutáneas, artritis y problemas intestinales.

Además, asegúrate de documentar cualquier signo anormal que veas en tu cachorro si sospechas que puede estar enfermo para que puedas compartirlo con tu veterinario y así poder hacer un diagnóstico más fácil. Recuerde anotar cuándo comenzaron los síntomas y si comenzaron después de una situación particular como jugar afuera o después de comer algo.

Otra razón importante para visitar al veterinario es para esterilizar o castrar a su perro. Obtenga más información sobre los beneficios para la salud de la esterilización y la castración, así como sobre lo que puede esperar durante el procedimiento.

Consejos para una visita productiva

Una visita al veterinario puede ser una experiencia estresante para usted y su perro. Habrá muchas cosas extrañas, olores, sonidos, personas y animales que pueden distraerlo o asustarlo. Aquí hay algunas cosas que usted puede hacer para planear una visita cómoda:

Juega con él o llévalo a dar un paseo antes de ir al veterinario. Esto le dará la oportunidad de quemar algo de energía nerviosa, así como de prevenir un posible accidente en la oficina.

Si su perro es lo suficientemente pequeño, considere llevarlo al veterinario en un transportín. Esto lo protegerá de las mascotas combativas y viceversa, y se asegurará de que no intente huir. Si su perro está enfermo, esto le dará la oportunidad de descansar.

Además, agregue una manta y un juguete que esté acostumbrado a abrazar o a jugar con ellos por familiaridad para ayudar a mantenerlo calmado.

Mantenga a su perro tranquilo en la sala de espera. Aunque puede estar emocionado por conocer a otros animales, es mejor mantenerlo en su regazo o a su lado.

Acarícielo frecuentemente y háblele suavemente para ayudarlo a mantenerse relajado. Cuando llegue a la sala de examen, pregunte a su veterinario si puede ayudar a sostener a su perro. Los veterinarios y las enfermeras veterinarias tienen experiencia en sujetar animales nerviosos y asustados, pero puede valer la pena si usted piensa que él estará más cómodo en sus manos.

Post Comment